sábado, 22 de abril de 2017

Ni testigos ni culpables.

Y qué le diremos al destino si no nos queremos
vivos.
Nos escapamos entre tantas horas
saboreando lo que un día sería la conquista
de nuestros sueños prohibidos.

Qué le diremos a los vicios

tentándolos en nuestras bocas, rabiándoles
abusando de ellos para nunca ya,
darles ningún ritmo.

Qué serán de las ganas que crearon

la metamorfosis en mis costillas.
Tan efímero fue ese desenfreno que a mis labios
se les rompieron los huesos.

Y ahora ya,

ni celos, ni brisa, ni pelo.

C.T

2 comentarios:

  1. A veces las palabras sobran ante lo vivido y perdido.

    Saludos.

    ResponderEliminar