miércoles, 27 de enero de 2016

Cállame entre líneas pintadas y quédate


Un monstruo vino a verme. 
Y qué bella era esa bestia
que escribió adiós en las vértebras
mientras yo lloraba en silencio.  

Así, suavecito,
entre las sombras de mi persiana,
me selló en la espalda
con sus trazos libres de pintor,
lo que fue nuestra vía láctea.

Amor, no quiero que tus labios se hagan telaraña. 
Lo que quiero son
tus tormentas en mi estómago 
y mis cordones en tus zapatos.

Me gustaría discutir todo
entre verso y sonrisa.
Donde el amor ganase la batalla
y tú, jodido recuerdo
te esfumases entre las sábanas.  

Pero no,
esta puta sensación fría
hace que se me congele la nuca y
me devuelva-s a la Tierra. 

Donde no existe nuestro ecosistema,
donde no existe tal poesía,
donde me robaste el romanticismo,
y donde diste la orden de
decir que no a todas las margaritas. 

Estúpida corriente que siempre me lleva a tus labios. 
Maldigo esos momentos,
en los que
me asesinaste entre tu ombligo y cielo. 

Ay amor ...
Si tú desaparecieras.. ¿Qué sentido tendría tener lunares?

C.T






No hay comentarios:

Publicar un comentario